sábado, 18 de agosto de 2007

Qué buenos se han vuelto todos

Don Genaro Delgado convoca a la solidaridad “de todos los peruanos”...

“hermanados por el mismo dolor”, dice Madeinusa en Canal 2...

“Porque la tragedia nos une”, dice Alejandro Guerrero...

“Y nos desafía a todos a colaborar con nuestros hermanos”, dice en Canal 9 esa señorita que le lustró las botas a Fujimori...

“¿Qué mejor momento que este para estar unidos”, se pregunta la ministra que está en planilla de la Telefónica y que por eso no la puede criticar... (sigue)

César Hildebrandt
La Primera

2 comments:

Paolo Mohandas dijo...

Es impresionante el nuevo potencial que sale a relucir ahora en la prnesa y en los medios de comunicacion,,osea que detars de la manipulacion se esconde un alma grande que todo lo puedo,,,¿pero por que solo ahora se da estos fenomenos en el Perú y no siempre con todo tipo de personas?,,es onvio las informaciones son selectivas y los perodistas son algo asi como pobres monigotes.

Anónimo dijo...

Luego de una temporada de susto, y no precisamente por el movimiento telúrico que azotó al país, sino porque la campaña desprestigio que se había emprendido contra el diario La República no había dado los frutos que se buscaba, que no era otro que sacar de los ojos de la atención pública nacional el empecinamiento del broascaster israelí, Baruch Ivcher, que se niega a pagar 54 millones de soles que adeuda al Estado peruano por conceptos de impuestos de los últimos cinco años.

Lo inesperado había sucedido: un irreconocible Chicho Mohme Seminario, cansado que tanto periodistas de su empresa como asalariados competidores lo cojan pa'l trajín cada vez que les entre en gana, esta vez se puso unos pantalones largo que había en el closet de casa, un poco grande cuentan que era el pantalón, pero al final renegando se los puso. Fue algo que ni su propia hermana esperaba. Ni tampoco la 'manager' de Frecuencia Latina. El director de la República, en efecto, se animó a salirle al paso a las calumnias que desde Frecuencia Latina sistemáticamente le venían lanzando toda la servidumbre del dueño del canal 2.

Al no salir las cosas como había supuesto Baruch Ivcher, en actitud heróica la Chichi Valenzuela, para limpiar al patroncito de cualquier sospecha que se pudiera levantar sobre la "honorabilidad" de éste y que el propósito de sus ataques arteros quedasen al descubierto, recordando los buenos tiempos de militante de una célula terrorista, el ama de llaves de La Ventana Indiscreta se inmoló por la causa..!

Lacónica, exhibiendo una cara más cojuda que la de costumbre, la Chichi reapareció en el programa que el dueño del canal le acababa de clausurar.

Que se vio obligada aceptar las ordenes del patroncito, -dijo- porque la globalización y el desarrollo sostenido del país, ahora que los precios de nuestras materias primas están dejando al mundo desarrollado con la boca abierta, y que en el continente latinoamericano somos la envidia, en aras, además, de revitalizar la empresa privada donde se hace lo que el dueño ordena que se haga, porque eso es la democracia y eso es el ejercicio de la libertad empresarial y esa es la escencia y el secreto del éxito de los países industrializados.

Con la voz entrecortada la pobre Valenzuela agregó: "Si se discrepa de la libertad y si se discrepa de la democracia, si no te gusta vivir en libertad, y el dueño de la empresa no tiene forma de retenerte por la fuerza en su empresa, las puertas del canal están abiertas..."

Ante esa posiblidad, confesó a sus intimos del oficio, "Ni cagando estoy dispuesta a darle en la llema del gusto a todos los enemigos de la democracia, por lo que se ha decidido aceptar la tutoría del doctor Baruch Ivcher, así que a partir de ahora muchachos, antes de lavarle su ropita interior, cortezmente vamos a consultarle si el patrón preferiría que se la dajemos blanquita con Ña' Pancha o jabón Bolivar...?

Como es sabido, hasta el viernes duró el susto. A partir del sábado por la mañana los pirañitas de la Chichi comenzaron a respirar, y se dejaron ver por el barrio. Se sabía que en cuanto arribó a Lima el empresario israelí a su regreso de unas vacaciones en el extranjero, hasta que no se aclare en forma satisfactoria con que producto se iba a lavar sus trapos sucios, los periodistas de la Ventana Indiscreta habían decidido no hablar.

Ayer, ya superada la terciana, se animaron a abrir la boca. A más de uno se le vio haciendo gárgaras. Y hasta con cierta ecuanimidad escribieron en sus flamantes blogs. Uno de ellos, el más 'gil' según la fanaticada, pero el más huaco según las hembritas, recontra machito, se paró en el cruce de la avenida Arequipa con 28 de Julio y se puso a dar sugerencias a los choferes sobre las formas altruistas de brindar ayuda.

A otro de ellos que recien empezaba a coger color, de pronto, sin pedir el uso de la palabra, del fondo le salió su vocación innata y servil: "Ayuden pero háganlo desde sus casas y no salga a la calle, no llamen por la guevas por teléfono, dejen de joder porque enojan al gobierno, empinchan a los empresarios, después estos no quieren invertir y eso no es bueno para la democracia..!"

La descerebrada ministra de transporte frente a las pantallas de televisión, sin asomo de pena dijo que la carretera estaba congestionada porque hay personas que quieren ver a sus familiares precisamente ahora, justo después del terremoto, eso entorpece nuestro trabajo..!

El pirañita que repartía a diestra y siniestra volantes en el cruce de las mencionadas avenidas, insistía, diciendo que mejor vieran a sus familiares por la televisión: "Entiendan que su presencia en las carreteras molesta, dificulta el tránsito fuído de las compañías de transporte "amigas"..."

Y digo yo: "A las que la ministra tan diligente sirve".

"Al estar atascadas las carreteras por su imprudencia, -añadió el pirañita- ustedes impiden que estas empresas obtengan las utilidades a la que tienen todo el derecho del mundo ganar.."


Cartago